La ayuda a los más necesitados no es una opción, sino una obligación de nuestra fe cristiana y, más particularmente, de nuestra condición cofrade. Nuestra Hermandad, aparte de sus funciones religiosas propias, desarrollaban otras actividades con un marcado carácter social y caritativo para con sus miembros y semejantes.